Buenos Aires celebró en el Planetario del Día de la Mujer, un festival completamente femenino el evento contó con dos escenarios: el principal, con artistas internacionales como Ms Lauryn Hill, Natalia Lafourcade y Sofia Reyes y las locales Deborah de Corral, Rosal, Las Taradas y Wanna Wanna.

Algo que no entiendo es porqué Miss Bolivia tocó en el escenario alternativo, conociendo sus Shows hubiera sido una gran previa en el escenario principal para esperar a Ms Lauryn Hill.

Sobre el escenario alternativo e interdisciplinario, shows e intervenciones a cargo de Miss Bolivia, la ilustradora La Cope, Malena Guinzburg con su show de stand up femenino, la cocinera Ximena Saenz de Cocineros Argentinos, Chicas de Nueva York, el dúo Ibiza Pareo, y Milena Ghioldi, con sus prácticas de yoga.

A las 20.30 un DJ vestido de negro, con una remera del mapa de Jamaica que sobresalía de la campera, comenzó a pasar canciones de hip hop, rap y soul, al grito de “Argentina”, “Buenas Noches” y de “¿Están preparados para la señora Lauryn Hill?”.
A los 20 minutos de concierto, a Hill no le importó estar vestida con una pollera ancha tejana y zapatos de taco alto, y, con el Planetario con la cúpula ya iluminada, se paró para saltar, cantar, rapear y bailar junto a sus tres coristas, al guitarrista, los tres vientos de metal, los dos tecladistas, el bajista y el baterista.

Con una personalidad imponente, la estadounidense no sólo le marcaba el ritmo a sus músicos, sino que además se cansó de pedir que iluminen a sus vocalistas y hasta interrumpió el comienzo de “How many mics”, de The Fugees, porque no le gustó el silencio de la gente.

“Paren todo -dijo luego del primer compás-. ¿Les gusta The Fugees? Quiero ver a todos los fanáticos de The Fugees que hay acá”, lo cual provocó el grito de la muchedumbre y el comienzo de reversiones de “Oh lah lah” y “Ready or not”, haciendo gala de sus dotes como productora.

Por las voz de Hill también pasaron el mega hit “Killing me softly whit his song”, que popularizó en los 70 Roberta Flack y que los Fugees en una versión más hip hopeada rivalizaron en la primera década de este siglo. También interpretó la mega reversionada “Felling Good”, popularizada por Nina Simone, y tres canciones de Bob Marley, como para demostrar que su siempre pregonada lucha por la raza negra tiene sus raíces en otros artistas también.

A pesar de la solvencia la artista, Lauryn Hill supo disimular muy bien el gasto de su voz a lo largo del show.

El amplio registro vocal que mostró al comienzo, fue cediendo hasta dejar escapar una voz rasposa hacia el final del concierto, aunque, conocedora de sus limitaciones y de las variantes para cantar, nunca perdió un ápice de color, y culminó entera no sólo con el canto, sino que tampoco dejo de bailar y de incitar al público para que se sumara a su fiesta íntima.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.